Dua Clinic

Fotoprotección FPS: qué significa y qué mide

Cuando se trata de proteger nuestra piel de los dañinos rayos solares, hemos escuchado muchas veces la sigla "FPS" (Factor de Protección Solar). 

¿Qué es el FPS y qué mide?


El FPS, o Factor de Protección Solar, es un valor numérico que indica la capacidad de un fotoprotector para proteger nuestra piel de los rayos ultravioleta B (UVB), que son los principales responsables de las quemaduras solares. Es importante entender que el FPS no mide la protección contra los rayos ultravioleta A (UVA), que también son dañinos y pueden causar envejecimiento prematuro de la piel.

El número que acompaña al FPS representa la cantidad de veces que el fotoprotector extiende el tiempo en el que podemos exponernos al sol sin quemarnos en comparación con la piel desprotegida. Por ejemplo, si tu piel normalmente se quema después de 10 minutos de exposición solar sin protección, al usar un fotoprotector con FPS 30, podrías permanecer alrededor de 300 minutos (o 5 horas) sin quemarte.

Es importante tener en cuenta que el FPS es una guía relativa y no una medida exacta. La efectividad del FPS puede variar según la cantidad de producto aplicado, la frecuencia de reaplicación, el tipo de piel y las condiciones ambientales, como la intensidad del sol y la humedad.

La importancia de elegir un FPS adecuado:
Seleccionar un fotoprotector con el FPS adecuado es fundamental para proteger nuestra piel del sol de manera efectiva. Recuerda que no todos necesitamos el mismo nivel de protección, ya que la sensibilidad y el tono de nuestra piel pueden variar.

Si tienes una piel clara, sensible o propensa a quemarse fácilmente, es recomendable optar por un FPS más alto, como 50+.
Por otro lado, si tienes una piel más oscura o menos propensa a quemarse, un FPS entre 30 y 50 puede ser suficiente.

Además del FPS, es esencial considerar otras medidas de protección, como buscar la sombra durante las horas de mayor radiación solar, usar ropa protectora, como sombreros y camisas de manga larga, y evitar la exposición directa al sol en los momentos más intensos del día.

El FPS es una herramienta útil para entender la protección que un fotoprotector ofrece contra los rayos UVB y la prevención de quemaduras solares. Elegir el FPS adecuado y tomar otras medidas de protección solar nos ayudará a cuidar nuestra piel de manera efectiva bajo el sol, y además, contribuirá a prevenir el envejecimiento prematuro de la piel causado por la radiación solar. Recuerda aplicar generosamente el fotoprotector y renovar la aplicación cada dos horas, especialmente durante la exposición prolongada. ¡Protege tu piel, prevén el envejecimiento y disfruta del sol de manera segura!

Si tiene dudas, puedes ponerte en contacto con nosotros.

Juan Manuel Molina López
Médico Estético Dua Clinic
Whatsapp